Traffic | Manuel Obregón, un hombre de orgullo nacional
21513
post-template-default,single,single-post,postid-21513,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Manuel Obregón, un hombre de orgullo nacional

Su nombre hace eco en la esfera artística, política y social de Centroamérica. Un hombre cuyo legado y valor cultural va más allá de la memoria y apunta a consolidarse en un hito de la historia, de esos cuya resonancia perdura para transformarse y mutar en la inspiración de más artistas que buscan de plasmar su nombre en alto.

Se trata de Manuel Obregón, a quien posiblemente has escuchado en algún concierto o disco de Malpaís -además de alguno de sus otros 20 álbumes-, un hombre cuya visión lo llevó a dirigir el Ministerio de Cultura y Juventud de Costa Rica, y quien por su trayectoria es digno de admirar. O en palabras de él: un hombre al que les gusta imaginarse como un artista centroamericano, enamorado de nuestra región. “Toda la música que he compuesto, la forma de interpretarla, los instrumentos que toco y mi forma de ser, están marcados por estos volcanes, mares, paisajes, sonidos, gente, naturaleza y colores centroamericanos” destaca.

Para Obregón las claves de su éxito profesional están en el integrar cultura y naturaleza como una sola expresión artística, además de rodearse de compañeros talentosos en la constante búsqueda de la esencia de lo que somos. Ello sumado a la curiosidad y pasión con la que inyecta cada proyecto hace que el resultado sea una mezcla viva de armonía y dinamismo, sin embargo al consultarle sobre si se considera una persona influyente, Obregón señala que la persona como tal no es influyente, sino son las obras que ejecuta. Y en esta línea resalta con orgullo cinco de las suyas:

  • Simbiosis: Un disco con vida propia en el generar conciencia por la protección del ambiente.
  • Malpaís: Influencia para muchas generaciones de costarricenses en el tema de la identidad.
  • Mangoré, Piano Malango y La Orquesta de la Papaya: Integración regional.

Para nadie es un secreto que Manuel Obregón también es ejemplo de entrega y que en su búsqueda por compartir sus dones y abrir oportunidades a nuevos talentos asumió el Ministerio de Cultura y Juventud, entregándose a las obligaciones y dejando de lado todos sus proyectos; en palabras de él: abandonar las prioridades personales para trabajar por el bien común.

Hoy está de regreso en la escena musical y en su porvenir se vislumbran grandes éxitos. Tal como nos dio a conocer se encuentra trabajando en la presentación de Trance Submarino -proyecto que inició hace 15 años y que saldrá en junio-, el nuevo disco de Malpaís con Max Goldemberg -listo para presentar a final de abril- y Gospel Celebration -la mayor reunión de cantantes de gospel de Costa Rica en junio-; además de varias giras de conciertos en Brasil, Paraguay, España e Italia.

Todo el país se enorgullece de Manuel Obregón, quien en alto pone el estandarte nacional. Un hombre que ve el camino que ha trazado con la misma importancia que le da a las obras que ha generado y hoy forman parte de nuestra cultura y furor nacional.  Después de todo y como él profesa: vivir con pasión cada momento de nuestra vocación, siempre trae buenos resultados.

Conocé sobre otras personas de orgullo nacional dentro de nuestra edición Fuerza & Estilo. Disponible en Auto Mercado y Librería Internacional.

Fotografías cortesía de: Luis Alvarado.