Traffic | Carrie Bradshaw: su lado más ordinario
23975
post-template-default,single,single-post,postid-23975,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
  • Carrie Bradshaw: su lado más ordinario

    El clásico de la televisión, Sex and the City fue -y sigue siendo- el más sensacional hasta el momento porque retrataba por medio de sus historia las misadventures amorosas de cuatro chicas que representaban varios de los modelos femeninos que hasta el día de hoy siguen vigentes… convirtiendo a esta serie en un show atemporal y un must watch de toda chica.

    Cualquiera que tenga un girl squad sabe lo importante que es tener siempre a tu BFF al lado y verse todas en un estilo semejante pero a la vez propio de cada una de sus identidades. La narrativa de Carrie introducía a su desenfadada amiga Samantha, a la workaholic Miranda y a la tradicional Charlotte… todas distintas pero unidas por el amor al sexo, a los hombres, los Cosmopolitan, al shopping, y lo mas importante, a la amistad ¡y obsesión por la ropa!

    Gracias a los grandes estilismos de Patricia Fields, tanto la serie como los film han quedado plasmados en nuestras mentes. A su protagonista Carrie Bradshaw (rol por Sarah Jessica Parker) se le recuerda siempre corriendo de manera maniática -pero estilosa- por las calles de NYC con sus Fendi baguettes y Manolo Blahnik stilettos, y aunque al menos un 70% de las veces dominaba los parámetros de la moda, hubiron momentos que su crew sin duda alguna le ganó la partida a Bradshaw en ser la mejor vestida y lograron atuendos que Carrie nunca hubiera podido “pull off”.

    Analizamos algunos capítulos de esta serie (que desde su año de estreno (1998) sedujo nuestro armario y nuestras vidas) y destacamos ese 30% de las veces que Samantha, Charlotte y Miranda tuvieron un mejor estilo que Carrie… quien en muchas ocasiones se paso de “cool” y convirtió sus salidas en un gran NO NO.