Traffic | Clinique, una experiencia semanal
24342
post-template-default,single,single-post,postid-24342,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
  • Clinique, una experiencia semanal

    Tengo que confesar que desde pequeña he sentido una gran atracción por probar nuevos productos de belleza, realmente me llena de curiosidad saber el efecto que estos le harán a mi físico; pues aunque nos cuesta admitirlo, constantemente estamos buscando productos mágicos que nos solucionen aquellas imperfecciones que odiamos.

    La piel comúnmente es todo un tema, pues muchas veces nos quejamos de que es demasiado grasa o muy seca, o tal vez padecemos de acné, o más bien la tenemos extremadamente sensitiva. En mi caso, tengo un cutis seco, demasiado diría yo. Y esto me ha provocado un miedo constante a la hora de comprar mascarillas para la piel, limpiadores y demás; sin embargo, me atreví a probar los 3 pasos de Clinique.

    Esta marca neoyorkina, se ha encargado de empoderar a tanto hombres como mujeres desde 1968; especializada en productos para cada tipo de piel, la firma americana se preocupa por cuidar hasta el último detalle para saciar las necesidades de su público meta. Y no hay duda que sus 3 pasos para una correcta limpieza, una profunda exfoliación y una excelente hidratación de la tez se han popularizado tanto a nivel nacional como internacional.

    Así que me atreví a explorar este maravilloso trío de productos que se posicionan como la promesa de una solución sencilla y rápida para lucir una piel reluciente. Tres productos, tres minutos y dos veces al día; a continuación, les dejo una pequeña reseña acerca de lo que sentí con cada uno de ellos.

     

    El primer producto, el jabón facial líquido, tiene el objetivo de limpiar y purificar la piel para el paso número dos. Su textura acuosa lo diferencia de muchos otros limpiadores, que suelen ser más densos y compactos; sin embargo, desde el primer instante en que entra en contacto con la tez se puede sentir una frescura inmediata.

    La loción clarificante, el segundo producto, elimina las células muertas por medio de una exfoliación sutil. Honestamente este era el paso que más me preocupaba, pues normalmente es en este momento en donde la piel sufre la mayor resecación; pero, a pesar de sentir un ligero ardor mientras actúa, al retirarlo no sentí ninguna molestia, sino más bien una limpieza profunda. Además, tiene la ventaja de tener propiedades antiinflamatorias

    Por último, pero no menos importante, la crema hidratante, con su exquisito olor, busca mantener la humectación del cutis y combatir el efecto de las inclemencias del clima. Este es el único producto que si se deja en la piel, pues esta se absorbe rápidamente en un par de minutos, eso sí, dejando un efecto de suavidad y delicadeza bastante placenteros.

    Sin embargo, algo que es súper importante de recordar es que estos 3 pasos vienen en 4 diferentes versiones, según cada tipo de piel, ya sea seca y muy seca, mixta, grasa, y muy grasa; por lo que es sumamente necesario conocer nuestra tez previamente para usar los productos que más se adecúan a nuestras necesidades.

    Los días es que se pensaba que una piel bonita era sinónimo de una buena genética se acabaron, pues hoy en día la cantidad de productos para el cuidado de la tez son infinitos, y las posibilidades, múltiples; y los 3 pasos de Clinique se convierten en nuestros aliados ideales para lucir un cutis de infarto en muy poco tiempo.

    Texto y experiencia por Andrea Rojas.