Traffic | Mauricio Herrera: El arte como activación sociocultural
24628
post-template-default,single,single-post,postid-24628,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
  • Mauricio Herrera: El arte como activación sociocultural

    “Uno no es lo que hace” así inicia este promotor artístico su autodefinición, un hombre “ que se considera una persona como todos los demás, con inquietudes y necesidades humanas. Desde pequeño sintió gran interés por los espacios y el cambio de forma de estos, algo que lo llevó a estudiar arquitectura y de forma paralela bellas artes en la Universidad de Costa Rica, otra de sus pasiones, la cual se integra a su labor actual; ello previo a viajar a Japón y especializarse en la Universidad de Tokio. El arte para él es una de las más puras formas de expresión, una manera de comunicar el sentir, y eso lo llevó a fundar hace 10 años San José Lab, un espacio de pensamiento que promueve la gestión de puntos activadores de cultura. Dentro se este se encuentra el proyecto “Tu ciudad tu lienzo”, el cual busca darle vida mediante la intervención artística a espacios de la capital que antes pasaban desapercibidos.

    La pared del Cine Magaly que da al parqueo público y la fachada del Hotel Presidente sobre la Avenida Central son dos de los rincones olvidados que hoy revitalizan la ciudad a partir de los colores, las formas y figuras trazadas en ellos. “A partir del trabajo que San José Lab realizó en el cine, surgió el interés de intervenir la fachada de nuestro hotel” comenta Daniel Mikowski, propietario del Hotel Presidente. De hecho, este último -adornado por un gato- hoy se ha convertido en un punto de referencia cardinal y artístico del ser costarricense. Tal como señala este gestor cultural el arte funge como parte de la sustancia de una obra arquitectónica, pero en sí la sustancia del arte es que una persona vea una obra y encuentre algo que le haga identificarse con ella. Ahí radica la importancia para Mauricio de transformar estas paredes blancas en catalizadores de mensajes, los cuales además de embellecer la estructura de concreto en la que se basan las relaciones, aportan un carácter intangible a la ciudad que les ve nacer. Después de todo, con el arte se busca crear sensaciones y aunque muchas veces los proyectos no salgan como se esperan, de estos hay aprendizajes para seguir interviniendo la cotidianidad del colectivo, donde surgen grandes vivencias.

     

    Texto por Juan Rojas Alpízar / Fotografías por Juan Calivá