Traffic | Tourism Chic: El bolso canguro está de vuelta
27451
post-template-default,single,single-post,postid-27451,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
  • Tourism Chic: El bolso canguro está de vuelta

    Fue ya hace al menos tres décadas que se dejaron de llevarse las riñoneras, y para ese entonces muchas personas las tiraron a la basura o simplemente las relegaron en el fondo del armario, como un artículo que jamás volvería a usar. Pero desde hace un par de temporadas estamos contemplando el renacimiento de este complemento peculiarmente cómodo y útil. Sin embargo mucha gente no le ha dado demasiado crédito a su resurgimiento pensando que quizás se trata de una moda pasajera un poco extravagante y sólo apta para originales, sin saber que es una tendencia que de verdad viene fuerte y que según se pronostica perdurará algún tiempo.

    Marc Jacobs Waist Bag

     

     

    Ligado a la tendencia del sportwear, la riñonera o canguro (como se le decía en nuestro país) se popularizó en los deportes de playa y actividades al aire libre recientemente, pero fue cuando en la colección de Céline S/S 2015 y en la apuesta de Marc Jacobs para el otoño/invierno de 2014 que su esplendor se volvió a notar. Convirtiéndose así en el ítem perfecto que todas las it girls anhelaban como uno de básicos en sus guardarropas.

    Céline Bag Waist Bag

     

    Las manos libres y la despreocupación de estar pendiente en todo momento de tus objetos personales son las principales ventajas que éstas ofrecen, además de ser de lo más versátiles para adaptarse a cualquier look. Actualmente podemos encontrar en una gran variedad de versiones desde delicadas, bordadas, hasta en cuero. Como vemos no hay duda que la anti-tendencia sigue siendo tendencia, y como otros comebacks cuestionados (los ugly shoes o las canastas de mimbre), las riñoneras vuelven a confirmar que en la moda ya no hay reglas escritas.

    Solo que como recomendación se debe tener en cuenta que este complemento suele ser el foco de atención, por lo que los maestros en el arte de crear estilismos han determinado que lo mejor es llevarlo en un tono tenue. Para que así la estética sea casual y sobre todo elegante. ¿Qué tal? ¿Te atreves?