Traffic | Skorpios: Una travesía glaciar milenaria
29532
post-template-default,single,single-post,postid-29532,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
  • Skorpios: Una travesía glaciar milenaria

    Visitar el extremo sur de América para disfrutar de los paisajes y los glaciares únicos que tiene esta región ahora es posible gracias a las experiencias únicas que ofrecen los cruceros Skorpios II, Skorpios III y Copa Airlines. Esta es una travesía que transportará a los centroamericanos a destinos exóticos del caribe, disfrutando de la mejor comida de Austral y los más exuberantes vinos chilenos.

    A bordo de cualquiera de estas naves, los pasajeros encontrarán excelentes y cálidas habitaciones y un servicio gastronómico de primer nivel, en el marco de una atención familiar, cercana y preocupada del bienestar de cada uno de los pasajeros. Las rutas de Skorpios duran tres noches (ruta Kawéskar) y cinco noches (ruta Chonos) y ambas visitan los glaciares de campos de hielo. Y para iniciar los recorridos la aerolínea Copa Airlines es la encargada de a través de vuelos diarios a Santiago de Chile transportar a quienes se encharcaron en dicha aventura. A continuación una breve reseña de los dos trayectos.

     

    La Ruta Chonos

    Zarpando desde Puerto Montt el Skorpios II transportará a sus pasajeros hacia Laguna San Rafael, las termas de Quitralco, Puerto Aguirre, Chiloé, Golfo de Corcovado o Ancud y finalmente a los campos de hielo, específicamente el Ventisquero San Rafael. Quienes se embarquen en esta travesía tendrán la oportunidad de conocer la más exuberante y variada flora y fauna de la región; asimismo, disfrutaran  piscinas al aire, aguas termales, baños de vapor y pequeñas piletas de aguas sanadoras en medio de la naturaleza. Posteriormente los navegantes no solo deleitarse con el paisaje, sino, ver ballenas azules o alfaguaras, en estado natural, y las inconfundibles toninas o delfines australes.

    Finalmente, Skorpios II hará su ingreso a Campos de Hielo Norte y tomará el camino hacia el Ventisquero San Rafael, declarado Reserva Mundial de la Biosfera por la UNESCO en 1978. Con más de 30 mil años de antigüedad y 70 metros de altura que desembocan en el mar, el ventisquero cautiva permanentemente a todos quienes lo observan con sus diferentes colores y tonalidades, pues dependiendo del nivel de luminosidad que haya, serán los colores que adopten los fragmentos de hielo. San Rafael y sus témpanos ofrece un gran atractivo como lo es el observamiento de la foca leopardo, un animal de gran tamaño, que normalmente está descansando sobre los témpanos o nadando entre ellos.

     

    La Aventura Kawéskar

    Esta ruta comienza en Puerto Natales, una de las ciudades más australes de Chile, para lo cual hay que trasladarse en avión a Punta Arenas y de ahí en un traslado terrestre de tres horas hasta donde zarpa el Skorpios III. Al día siguiente los pasajeros se llevan una verdadera sorpresa cuando abren las cortinas de sus habitaciones y se dan cuenta de que el gigante de hielo está a unos pocos metros de distancia. La primera atracción que ofrece este crucero es el Glaciar Amalia, para luego hacer un caminata de 2 kilómetros para llegar al frente del glaciar.

    Al medio día desembarcamos en el Glaciar El Brujo, donde desembarcamos en los botes y bajamos en unas rocas cercanos a este coloso de hielo de 80 metros de altura. Al caminar sobre estas rocas entendemos el pasado geológico del lugar y como los glaciares han labrado rocas y valles con su avance y retroceso. Por la tarde, el barco se interna en los campos de hielo en la Zona del Fiordo Calvo, para poder visitar una gran variedad de glaciares. En medio de tanto hielo y frio, se hace necesario revivir la tradición del brindis con whisky y hielo milenario, para lo cual el personal del Skorpios tiene todo listo y dispuesto.

    Al día siguiente navegamos el Fiordo de las Montañas, rodeados de un cordón montañoso llenos de bosques y de rocas pulidas por los glaciares. Por la mañana bajaremos al Glaciar Bernal, haciendo una caminata suave, cruzando una laguna de agua turquesa, hasta llegar a su base, y apreciar sus hielos de colores y su morrena frontal. Por la tarde nos esperan dos excursiones más, una al glaciar Alsina, un hermoso glaciar en una pequeña bahía rodeada de enormes montañas y la otra un paseo en bote por la Angostura White, que nos permitirá ver de cerca las aves y árboles de estas latitudes.

    En general, vivir la Patagonia al estilo de Cruceros Skorpios es experimentar el contacto real con los hielos de los glaciares y una cercanía extraordinaria con la flora y fauna que impresiona en este viaje único.