Traffic | Traffic a través de los años
28732
post-template-default,single,single-post,postid-28732,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
  • Traffic a través de los años

    Veinticinco portadas, decenas de modelos y cientos de historias. El 2013 vio nacer a Traffic Communications, una apuesta que al igual que un haz de luz, vino a irrumpir, generar un cambio y capturar las miradas. Compartiendo la esencia de la célebre frase de Coco Chanel “para ser irreemplazable, uno debe ser diferente”, se desarrolló el primer proyecto y quizás el más importante de Traffic: una revista cuyo nombre es homónimo, la cual se destaca por hacer de la moda, el diseño y el lifestyle sus pilares de ser.

    La primera edición Première estuvo a cargo de sus tres fundadores y actuales directores -Leonora Jiménez, Gabriela Delgado y Juan José M. Durán- como un reto que marcó el inicio del cambio en cuanto a hacer de la belleza un nuevo canon democratizado. “Teníamos una idea, pero al no haber nada similar en el país, tuvimos que convencer a los primeros anunciantes de creer en el proyecto y el potencial de este” destaca Leonora Jiménez, quien además fue capturada por el lente del reconocido fotógrafo radicado en Europa Szymon Brodziak como portada de la misma; que culminó en un hito la elegancia y al glamour a través de imágenes en blanco y negro.

    Tras cuatro años de su primer lanzamiento, las ediciones de Traffic han enamorado con una gran diversidad de editoriales y de contenido, particularmente por medio piezas que van de lo etéreo a lo perenne, y que destacan por su calidad y el afán de convertir cada una de ellas en verdaderas obras de arte; tal y como lo vimos en Artffic, la edición 13 que fue acompañada de un happening nunca antes visto en el país, el cual fusionó moda y arte. Todo ello sin dejar de lado el carácter masculino, puesto que año tras año y en busca de conmemorar al hombre cosmopolita, se produce la edicion anual #TrafficHomme, una publicación especial para celebrarle, en la cual los motores encuentran un lugar especial al lado de los relojes y la alta gastronomía.

    Modelos, fotógrafos y diseñadores, tanto nacionales como internacionales, han sido partícipes de este proyecto editorial, cuya relevancia trasciende las fronteras y deslumbra con brillo propio tras el cambio y el progreso que significa. Esto junto a la visualización global que se le ha buscado dar, no solo dentro de las semanas de la moda más importantes del mundo, sino también como una ventana de visualización tras cada edición de aniversario, las cuales anteriormente han sido realizadas en París, Madrid y en este cuarto aniversario en Miami.

    Como cuna de creatividad, Traffic Communications ha visto florecer múltiples proyectos, cada uno más ambicioso e iridiscente que el anterior. Además de ser una revista que rompe esquemas y democratiza la moda, ha buscado propulsar con su branding el arte y el diseño como medio de expresión y activación cultural. Por esto, uno de sus grandes proyectos es la participación como media partner del Mercedes-Benz Fashion Week San José y Guanacaste, los cuales se destacan por ser el punto primario de expansión global.

    Sus otros proyectos de activación josefina como Urbana y Traffic Museum potencian el acervo cultural y la exaltación de este mediante distintas formas creativas y desde el 2015 son de las dos iniciativas que hoy forman parte de la agenda sociocultural. De resolución efímera pero legado inconmensurable, estos hacen de la moda su lenguaje y rinden homenaje a la afamada frase de Gianni Versace: “Nuestro trabajo debería hacer soñar a la gente”. Mientras la primera de ellas se enfoca en traducir el talento nacional en esculturas de exhibición fotografía, Traffic Museum se caracteriza por revestir la sala multiusos de los Museos del Banco Central con piezas que en trazos y costuras relatan un fragmento del ser costarricense, de su historia, sus barrios y sus vivencias.

    Tal como nos comenta Ale Rambar, artista y diseñador costarricense quien ha formado parte de las dos ediciones de esta exhibición museológica, la importancia de una iniciativa como esta radica en llevar la moda a un ámbito completamente artístico y cultural. “Gracias a esta plataforma ha cambiado la visión de muchas personas sobre qué significa una pieza de vestimenta, brindándole atención a su valor social y conceptual sin perder de vista la innovación que trae cada diseñador con su proyecto” destaca. Por su parte, la artista nacional Alejandra Odio destaca la primera edición de Urbana como un punto clave en su carrera, puesto que a partir de esta experiencia ha enfocado parte de su trabajo en la intervención de piezas como tacones y automóviles.

    Como si fuera poco, el acto clausura de dichas plataformas está orientado a liberar la moda y toma forma en una pasarela al aire libre bajo el nombre San José Nuestro Runway. Aquí cientos de costarricenses son invitados a presenciar cómo la magnificencia de la noche converge con el halo místico de la capital, protagonizada por la creatividad de múltiples diseñadores, quienes evidencian su talento en el corazón urbano, y también por el estilo con el que los asistentes toman el punto de encuentro más grande del país para celebrar la moda y el tesoro formidable que poseemos: la historia. Así con ya cuatros años bajo la manga y una variedad de proyectos, Traffic Communications trae consigo tiempos de anhelos cumplidos que lejos de marcar un final, señala el trayecto a seguir para convertir a Costa Rica en una potencia de moda a nivel regional.

    Texto por Juan Rojas Alpízar / Fotografías por Freddy Koh, Juan Calivá, Mario Sierra, Diego Navarro, Santiago Ruiseñor  y Bryan Díaz.