Traffic | ¡Adiós inflamación abdominal!
30234
post-template-default,single,single-post,postid-30234,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
  • ¡Adiós inflamación abdominal!

    Tener inflamación abdominal es algo que, definitivamente, a nadie le gusta; por lo que muchas veces, al no saber qué hacer, solo nos queda cuestionarnos “¿¡Por qué a mí!? Existe una gran variedad de factores por los que dicha inflamación se puede dar y, cabe resaltar, que pueden variar en cada persona. Por ejemplo, una mala combinación de alimentos, el exceso de comida y el estrés son algunos de los causantes de este fenómeno. Pero antes de auto medicarte con esas pastillas genéricas que pocas veces funcionan, y cuando lo hacen dañan a tu cuerpo más de lo que le ayudan, ¡Lee con atención! Dale un break de trabajar horas extra tu hígado y conoce estos remedios caseros que, además de efectivos, son fáciles y rápidos de realizar.

     

    Agua con vinagre de manzana

    Sí, leíste bien. Antes de que te aterrorices con la idea, give it a chance! Este es uno de los mejores remedios existentes para potenciar una buena digestión y, por supuesto, aliviar la inflamación abdominal. La preparación es realmente simple: en un vaso con agua, vierte una cucharadita de vinagre de manzana con madre (esta es una sustancia llena de probióticos que resultan de la fermentación y que no se debe filtrar para este remedio). Lo ideal es tomarlo después de comer y, para aquellas que pertenecemos en el club de la sensibilidad mental, puede tomarse con una pajilla. ¡Listo! Adiós estómago de 6 meses de embarazo en un dos por tres.

     

    Infusión caliente de Hierbabuena antes de comer

    Cuando nos sentimos mal de cualquier cosa, casi siempre el consejo de mamá es “tomate un tesito, así te vas a sentir mejor”; y esta vez no es la excepción. La hierbabuena es excelentísima para la digestión pero el truco mágico recae en tomarla antes de comer. Por lo mismo, si vas a comer algo que sientes que podría caerle pesadito a tu estómago, piensa con antelación y combate el mal con una infusión antes de la comida. Muchos expertos claman que una buena digestión es resultado de calentar el estómago antes de comer… ¿Qué piensas tú al respecto?

     

    Agua tibia con limón

    Este es uno de los remedios más conocidos en el área y ha estado en el recetario medicinal de las familias por muchísimos años para combatir este y tantos otros males. Esta combinación ayuda a limpiar el sistema digestivo, además de alcalinizar el cuerpo al haberlo tomado en ayunas. Miles y miles de personas lo toman diariamente por motivos de salud, aunque hay que tener cuidado. El limón, por todas las propiedades que contiene, puede llegar a irritar la garganta y “quemarla”; por lo que es muy importante que distribuyas bien la proporción limón-agua.

     

      Infusión de jengibre

    El jengibre pareciera tener poderes mágicos, puesto que al combinarse con diversos ingredientes puede llegar a solventar diversas molestias. Entre sus trofeos se encuentra que combate las náuseas, el dolor estomacal, además de que estimula en gran manera el metabolismo y ayuda cuando se tiene un resfriado. El jengibre es un termogénico, por lo que no te debes sorprender si te encuentras sudando un poco, puesto que se encarga de elevar la temperatura corporal. Para realizar la mágica infusión deberás rallar media cucharadita en agua hirviendo, colarla y servir.

     

    Semillas de cardamomo

    El Cardamomo es la planta digestiva por excelencia desde hace muchísimos años, por lo que es un remedio buenísimo para aliviar la gastritis, el dolor de estómago y la inflamación abdominal. Cuenta con aceites esenciales que, además de mejorar la producción de jugos gástricos, puede mejorar el aliento. Lo que debes hacer es masticar las semillitas y ¡listo! Adiós, goodbye, arrivederci a la inflamación. No obstante, el sabor puede llegar a ser muy fuerte, por lo que si no eres fan del mismo, puedes realizar una infusión con las semillas.

     

    Es hora de decir adiós a las molestias y a las pastillas. ¿Con cuál de estos remedios te quedas?