Traffic | Hablemos de la SOSTENIBILIDAD
33783
post-template-default,single,single-post,postid-33783,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
  • Hablemos de la SOSTENIBILIDAD

    Sostenibilidad, la conversación del momento, pero ¿Qué es realmente? Busco que Costa Rica y el mundo vean este tema como una apuesta al futuro, y un acierto en la industria de la moda

    Por: Stefani de la O

    La sostenibilidad se ha convertido en la palabra del día … se discute en todas partes, desde el supermercado hasta en la sala de juntas. Nos han dicho que es la solución para resolver desde el cambio climático hasta erradicar el hambre, así que, por supuesto, nos intriga saber qué significa realmente la sostenibilidad. “La capacidad de mantener una actividad o proceso a largo plazo, sin interrupción o debilitamiento” esta es la definición que analizo según el diccionario de Merriam-Webster y pongo en contexto en relación al bienestar del planeta y a la industria de la moda.

    Hemos llegado a pensar que los recursos naturales son infinitos, ¡pero no lo son!  Aunque estos tienen una manera natural de filtrarse, purificarse y regenerarse, las sobreexplotaciones de los mismos hacen esta secuencia natural imposible. La mala administración de recursos, junto con el exceso de emisión de dióxido de carbono a la atmósfera, la degradación de nuestros mares y bosques se han encargado de consumir nuestro mundo.

    Desde el principio del siglo XXI el consumo de indumentaria se elevó insaciablemente, hasta llegar al día de hoy, donde la compra –como sociedad- esta elevada hasta 400% más que hace 20 años. Consecuentemente hoy se producen más de 80 mil millones de prendas anuales, resultando en un promedio de 64 prendas anuales –por persona en Estados Unidos-. El modelo de producción de moda ha cambiado de dos colecciones anuales a seis por producción globalizada y aún más con la invención del fast fashion, donde las marcas cambian de mercancía semanalmente.

    Hemos llegado a un punto en que la industria de la moda trabaja a un ritmo insaciable y con ello viene el desperdicio creciente y el consumo excesivo. Esto se deriva directamente de nuestro sistema económico bajo estrictos parámetros del capitalismo, el cual es un modelo lineal, donde materias primas se fabrican en productos utilizados por los consumidores antes de ser desechados. Dadas las tendencias actuales en población y crecimiento del PIB, el Boston Consulting Group (BCG) y el Global Fashion Agenda (GFA) esperan que el consumo mundial de ropa y calzado aumente de 62 millones de toneladas a 102 millones en 2030, el equivalente a 500 mil millones de camisetas.

    Por tal motivo, las lógicas de consumo económico y las normas de protección del medio ambiente deben trabajar de manera unánime, haciendo de este un nuevo modelo de negocios sostenible. Motivo por la cual la sostenibilidad no está intrínsecamente relacionada con el amor a los árboles o a los koalas, y es esa que más bien trata de apoyar una economía global y una población humana de casi 8 mil millones de personas.

    La sostenibilidad se alcanza cuando el humano y las operativas institucionales logran un desarrollo físico, y este satisface las necesidades de la población sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras… teniendo en cuenta cuatro dominios interconectados: ecología, economía, política y cultura, según la politóloga Gro Harlem Brundtland.

    ¿Por qué Costa Rica se presta inherentemente a la creación de una industria de la moda sostenible? Costa Rica comprende y ejecuta tres de estos dominios; la conservación ecológica junto con políticas estructurales que implementan el desarrollo sostenible, mismas que han dado como resultado una población donde el respeto por el medio ambiente y la ética son parte de su identidad culturan. Nuestra larga dedicación al medio ambiente significa que el 25% de nuestra tierra está protegida en parques nacionales, nuestra energía ya es 98% renovable, y, asimismo, el gobierno está proponiendo nuevas políticas públicas para que el país sea carbón neutral para 2021. Propiciando así a través de estos tres componentes una plataforma ideal para el surgimiento de cualquier negocio sostenible.

    Motivo por el cual creo firmemente que un futuro sostenible radica en el diseño responsable y en un movimiento empresarial que permita crear un futuro diferente para la joven población que viene en crecimiento. Este país depende de una economía turística, donde las amenazas del cambio climático afectaran todo, desde rendimientos del café hasta nuestras costas. Por esto, espero que nuestra infraestructura verde, la tecnología y el sistema educativo replantee a la nueva generación una mentalidad innovadora y con pasión por los emprendimientos sostenibles a través de cualquier sector de interés.

    En la moda, las cadenas de suministro complejas y la fabricación alimentada por carbón son la fuente de la contaminación que produce. Al carecer Costa Rica de una base de fabricación consolidada, me permitió convertirla en mi ventaja competitiva, tomando las medidas adecuadas para crear una fabricación limpia y con cadenas de suministro transparentes. Esta fue una de las razones por las cuales en el 2014 decidí regresar a Costa Rica para operar mi marca Nomadic Collector. Firma cual basa sus artículos de lujo en cuero y madera local; y velo porque el material sea carbón neutro. De igual manera valoro que cada pieza sea de obra artesanal y que la energía sea renovable… así desafiando las ideas institucionalizadas de los prestigiosos conglomerados de lujo.

    Campaña de Nomadic Collector.

    Al inicio del 2015, la Promotora de Comercio Exterior de Costa Rica (procomer) me informó que iban a crear un cluster de moda. Me di cuenta de que, si mi visión personal se canalizaba adecuadamente, todos los diseñadores de Costa Rica podrían unirse para consolidar y crear fabricación limpia, creando así una industria con parámetros sostenibles a nivel nacional y que estos llegaran a tener un alcance global, generando así un punto de referencia para el mundo.

    Prueba de ello ha sido la gran expansión de Estilo Costa Rica, la cual en dos años ha subido de ser un equipo de ocho personas a un grupo de 100 afiliados. De igual manera, el Mercedes-Benz Fashion Week San José ha sido la primera plataforma de pasarelas carbono neutral y al día de hoy hay tres marcas costarricenses, incluyendo Nomadic Collector, que exportan a tiendas internacionales y a sitios de e-commerce; estos sucesos no solo han empujado al país por la puerta grande sino también nos han hecho cuestionar ¿podría el futuro de la moda sostenible estar en Costa Rica?