Traffic | La verdadera esencia de Saúl E. Méndez
33978
post-template-default,single,single-post,postid-33978,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
  • La verdadera esencia de Saúl E. Méndez

    Son las 7 de la mañana, y TRAFFIC se prepara para un día más en Guatemala, pero no es un día cualquiera… de la mano de Mastercard América Central la reconocida firma latinoamericana Saúl E. Méndez ha aceptado por primera vez abrirnos las puertas a su íntimo y exclusivo taller.

    Ya algo alejado de la ciudad, llegamos a una casa de campo, que nos recuerda a un concepto algo romántico, artístico y hasta con aires europeos… la villa privada que una vez fue el escape de la familia Méndez, que ahora es el centro de trabajo y creación. Los mas cercanos a la marca nos reciben con un caluroso abrazo, y con un brindis de bienvenida hemos inaugurado el recorrido.

    Desde hace 25 años la marca trasladó sus operaciones a la villa, y esta ha sido testigo del gran crecimiento que han tenido a través de los años. Hoy 200 personas conforman el equipo, y entre ellos de manera modular, se dividen cada una de las prendas… pasando primero por el diseño de la cabeza de la firma, posteriormente a patronaje, y después a la costura y acabados… ¿Suena fácil no? Pues estos guatemaltecos han hecho de esta ardua labor un estilo de vida, uno que cada mañana disfrutan hacer en este precioso hogar, uno que deleitan con música a todo volumen para potenciar aún más su desempeño #WhyNot?

    Como si fuera poco, la marca además de tratar a cada uno de sus trabajadores como propia familia, hay algunos que han pasado más de 30 años colaborando para la familia y con una sonrisa y algo de nostalgia nos relatan las vivencias que han tenido. Desde los inicios en 1953, el señor Saúl y su esposa Rina Bonetto empezaron un negocio no de moda, sino de telas preciadas de todas partes de América, México, y Europa… pero ¿cuándo se dio la magia? Pues al impactar con las tendencias de tejidos, e ir de puerta en puerta hasta vender lo de cada día (¡Si así es! De puerta en puerta), la misma familia vio la necesidad de tener a alguien que no solo vendiera telas, sino que pudiera crear algo maravilloso con ellas. Por motivo que uno de los hijos del fundador, se dispuso a ir a Londres para aprender lo mejor de la sastrería, la innovación del diseño y por supuesto lo más especial de la confección… valores que después trajo consigo y como empresa familiar han puesto en práctica hasta el día de hoy.

    Hoy, la perseverancia e integridad de la marca no solo se refleja en sus trajes sastre, o las pasarelas que presentan en las semanas de la moda, sino que también se ve en la capacidad de su lema de “Llevar a Saúl al mundo” tanto con sus estratégicas alianzas corporativas –por ejemplo, con el 90% de las empresas bancarias del país- y recientemente con la creativa incorporación gastronómica a sus sofisticados y personalizados restaurantes – concepto diseñado por miembros de la familia-.

    Y es que, aunque la firma de denomine como Premium, ha logrado de la manera más orgánica y artística ser referente de moda y cultura dentro de su mismo país; y con sus mismos conjuntos expandirse por la región para potenciar la excelsa formación que tiene la gente local. Haciendo de Saúl E. Méndez no solo una marca de indumentaria, sino una familia, un legado, un producto valedor, y con la plena convicción de que una mejor vida siempre es posible.