Traffic | La retórica de Lacoste y su amor por la naturaleza
35123
post-template-default,single,single-post,postid-35123,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
  • La retórica de Lacoste y su amor por la naturaleza

    Hace un par de días, la propuesta de Lacoste tomó París con un despliegue onírico, repleto de guiños al pasado y esencia de la marca. Una colección con la que se reafirmó el compromiso de la firma con el medio ambiente, razón por la que motivos vegetales y animales en peligro de extinción se encuentran plasmados dentro de sus diseños AW 2018-19.

    De la mano de Felipe Oliveira Baptista, esta clásica maison mostró estampados de árboles, colores verdes y formas voluptuosas, fusionadas con los clásicos rombos y el tejido de ochos, marcando una colección otoño-invierno 2018-2019 donde el icónico logo del cocodrilo es sustituido a conciencia por animales en peligro de extinción. Y es que para conmemorar el 85 aniversario de la marca, el diseñador Baptista profundizó en los archivos y la historia de Lacoste para presentadar una historia que suena improbable (pero completamente cierta). Misma que cuenta que en plena Segunda Guerra Mundial, los que fueran fundadores de la marca, René Lacoste y su esposa Simone Thion, plantaron más de 50.000 árboles en un bosque de San Juan de Luz.

    Según las notas del espectáculo, el punto de partida inspirador para la colección fue el campo de Golf de Chantaco, un campo arbolado en San Juan de Luz que fue propiedad de los fundadores. Un ambicioso proyecto de plantación de árboles que se llevó a cabo para aprovechar una curiosa ley alemana, que eximía a los trabajadores forestales de ser expulsados ​​para realizar trabajos forzados en Alemania.