Traffic | ¡Obras de teatro que incluyen comida! Todo es posible en Dreams
35112
post-template-default,single,single-post,postid-35112,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
  • ¡Obras de teatro que incluyen comida! Todo es posible en Dreams

    Adela, todos somos Adela… Quien sufre por amor, por su imagen, por el paso del tiempo y por encontrar el camino a la libertad. Todos somos Adela y gracias a DREAMS de Mastercard es posible encontrarnos con la esencia y el ser, mediante 5 montajes escénicos que fusionan gastronomía y dramaturgia, viaje que invita a sumergirse en un placer multisensorial a través del teatro, donde los cinco sentidos son llevados al límite.

    Les hablo de la nueva propuesta de la firma líder de pagos electrónicos, desarrollada desde México para el mundo, y a la cual tuve el placer de asistir, razón por la que les puedo asegurar que reinventa el concepto de experiencia. Realizada en una hacienda en Coyoacán, desde el momento en que se cruza el acceso que separa el terreno de la ciudad, es posible sentir la magia que está pronto a fascinar. Amplios jardines, árboles magnos y actores disfrazados de xoloitzcuintles –sí, ese místico perro mexicano que guía las almas al más allá–, dan la bienvenida a momentos para nunca olvidar.

    DREAMS surgió con el ideal de generar momentos irrepetibles por parte de Mastercard, razón por la que desde el inicio te dan un pasaporte rojo o amarillo, color que definirá la experiencia que vivirás, esto ya que cada uno de los cinco montajes teatrales posee doble guión, con variaciones de relato, actrices e intensión. Todos ellos, aunque distan en argumentos, tiempo y escenografía, convergen en la intensión de unir a los espectadores y hacerlos interactuar, dentro de cada obra.

    Guiados por un xoloitzcuintle, quienes tienen el placer de vivir esta experiencia son agrupados junto a otros participantes del mismo color de pasaporte. Esto con la intención de acompañar el recorrido por las cinco salas, las cuales como les señalaba son tan únicas como el montaje y esencia que les vio nacer, y aunque el orden no es lineal, para efectos de esta nota se los contaré de esa forma.

    SALA 1 / La cocina: en esta nos encontramos a una Adela niña y curiosa, reflejo del alma que busca explorar. Junto a ella su madre busca fungir de guía, aunque es normal desvariar entre tantas ideas que en podrían parecer locas en primera instancia, pero cobran sentido dentro del acto total.

    SALA 2 / El tren: definitivamente una de las escenografías más desarrolladas. Ambientada en un tren antiguo, en esta obra Adela en espíritu invita a reflexionar sobre las luchas sociales que han llevado las mujeres a lo largo de la historia.

    SALA 3 / El cabaret: un amor no correspondido y un crimen por pasión… Con una propuesta blanco y negro en su totalidad, a lo largo de esta presentación es posible descubrir la manera en la que Adela se entrega al amor, así como lo que es capaz de hacer por este.

    SALA 4 / El estudio: las inseguridades de Adela salen a la luz ante un atril y un pincel. En una sociedad en la que los cánones de belleza son tan estrictos, se torna un reto calzar en ellos y sentir orgullo por el propio cuerpo.

    SALA 5 / El cubo: la sala final nos invita a reflexionar sobre el por qué estamos acá. Un montaje en el que la tecnología y juego de luces cobra gran protagonismo, dentro de un ambiente en el que mensajes sobre el paso del tiempo estremecen el cuerpo.

    Por su parte, la gastronomía posee un papel fundamental dentro de cada montaje de este onírico proyecto de Mastercard, y es que al ingresar a cada sala, a la experiencia se le suma un platillo capaz de fascinar al paladar. Todos ellos elaborados en conjunto por Jorge Vallejo, Edgar Núñez y Francisco Ruano, quienes pusieron en práctica sus conocimientos en productos mexicanos, gastronomía francesa y cocina franca, respectivamente. El resultado: una infusión de cacao, Jamaica y chile mixe en la sala 1; un guajolote al coloradito con plátano y ensalada en la sala 2; un mosaico de pulpo en su tinta en la sala 3; un cuarteto de gorditas en la sala 4; y piedras de guanábana con gel de pimienta rosa en la sala 5.

    En sí, y debido a su fusión sensitiva, puedo decir que Dreams de Mastercard se caracteriza por ser una gran experiencia. La mala noticia, es que solamente tiene 10 funciones –ya estamos en las últimas- y el acceso para adquirir las entradas es solo para tarjetahabientes Black y Platinum… Sin embargo, es un plataforma con capacidad de renovarse, la cual sorprenderá con una experiencia diferente cada año. ¡Yo estoy ansioso de conocer la próxima!

    Fotografías: cortesía Mastercard