Traffic | 10 cosas de las que se despidió Meghan Markle para ser princesa
35775
post-template-default,single,single-post,postid-35775,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
  • 10 cosas de las que se despidió Meghan Markle para ser princesa

    Sin duda, desde el compromiso con el príncipe Harry, Meghan Markle ha sido una de las mujeres más envidiadas de todo el globo; sin embargo, pocos se han puesto a pensar en los grandes sacrificios que Markle aceptó al casarse con el amor de su vida. Estas son 10 de las cosas a las que esta estadounidense renunció de un día para otro:

    1. Bye bye actuación: Una vez que Meghan le dio el “sí” a Harry estaba al mismo tiempo despidiéndose de la posibilidad de obtener cualquier trabajo como actriz de por vida. Es por ello que Meghan Markle ahora es la ex actriz de la serie Suits.

    2. No más likes: Los miembros de la familia real no tienen cuentas en redes sociales. Eso quiere decir que no podremos ver la vida fabulosa de Meghan ni en Instagram, ni Facebook ni Twitter. Así mismo, la duquesa de Sussex decidió cerrar voluntariamente su blog de estilo de vida.

    3. Fin del catolicismo: La esposa del príncipe Harry se crió en la iglesia católica; sin embargo, ahora debe bautizarse en la iglesia anglicana.

    4. Faceta de diseñadora: Markle diseñó una línea de ropa en colaboración con Reitmans, pero ahora debe decirles adiós a sus diseños también, pues este proyecto no está relacionado con la corona.

    5. Rachel Meghan Markle no existe: La esposa de Harry ahora no responderá al nombre Rachel Meghan Markle, pues su nuevo nombre real es: Rachel Meghan Mountbatten- Windsor. Además el tratamiento que recibirá será “su alteza real”.

    6. Estilo desenfadado y sobrio: A partir de ahora la duquesa no puede pintarse las uñas de negro ni usar shorts en la ciudad; así como usar ropa negra, escotes, piezas de piel y bolsos grandes.

    7. Las fiestas son parte del pasado: Meghan y Harry no podrán de disfrutar de la diversión pública, pues todas las “fiestas” o reuniones a las que asistan tienen que ser bajo agenda.

    8. No a las muestras de cariño en público: Los besos, los abrazos y los cariñitos deben reservarse para la vida privada de la pareja.

    9. No podrá votar: Meghan no puede tener una postura política.

    10. Tendrá que regalar a su labrador: Su viejo amigo Bogart, un perro labrador, pasará sus últimos días con dos amigos de Meghan en Toronto.

    Y vos, ¿dejarías todo esto por amor?