Traffic | Detrás del lente de Theodora Richter
35807
post-template-default,single,single-post,postid-35807,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
  • Detrás del lente de Theodora Richter

    Es un domingo en la mañana, y después de beber una buena taza de café y realizar sus 20 minutos de meditación trascendental, Theodora Richter se ha tomado unos minutos para hablar con nosotros. Así, rodeada de aire fresco y naturaleza desde su hogar en Coconut Grove, Miami la francesa nos relata un poco más de su pasión por la fotografía, las artes de técnicas mixtas y cómo ha encontrado el camino correcto para aplicar su gran talento.

    “Mi principal inspiración viene de todo lo que me rodeaba de pequeña en el Sur de Francia…Picasso, Picabia, Dora Maar y muchos otros genios que vivían y trabajaban allí” nos comparte. De igual manera, exhibiciones de surrealistas como Max Ernst y otros grandes que solía visitar en la Fundación Maeght en St. Paul de Vence, se han quedado con ella a través de sus etapas como artista. Hoy, radicada en la vibrante ciudad de Miami, confiesa que la diversidad de exhibiciones como las de la Cruz y Margulies en distintos museos, los habitantes de la región y hasta la generosidad de los compañeros de su pequeña hija de cinco años de edad, hacen de cada día uno feliz y lleno de descubrimiento.

    “Desde que me mudé de París, muchos de mis photo shoots los hago afuera y dediqué más tiempo a la moda y la mezcla de collage, es muy cool”. “Lo que hago puede parecer muy diverso… fotos de producto, retratos, cosméticos, moda y hasta collages; pero lo cierto es que todo está relacionado con el juego de colores, y la vitalidad espontanea que le pongo a cada proyecto” relata. Asimismo, esta costa tan pintoresca, le hizo aventurarse en la cinematografía, y hace un par de meses realizó sus primeros filmes comerciales y dirigió su propio cortometraje… Uno protagonizado por Esther Garrel en vestidos preciosos, y que además nos adelanta tener chispa soñadora, pasando por situaciones de nuestra sociedad contemporánea. Asimismo, abarca temas de avaricia, violencia y otros momentos en donde necesitamos tener más compasión y humanidad… finalizando con la interrogante de ¿Porqué los valores y comportamientos dirigidos por el amor pueden llegar a convertirse en debilidades y creencias poco realistas?

    Pero ¿cómo inicio todo? Después de graduarse de Ciencias Políticas, Sociología y Literatura trabajó como periodista, evaluaba el trabajo de otros artistas, desde libros, películas y piezas artísticas. Después de cinco años, decidió que era momento de crear y no solo ser crítico… era la oportunidad de cumplir su obsesión por la manipulación artesana, cortar, pegar, y por supuesto tomar fotografías. Desde ese momento compró su primera cámara Canon y analizó que tipo de fotógrafa quería ser, por lo que inició retratando a gente que entrevistaba y experimentaba con distintas maneras de hacer imágenes con accesorios y productos de belleza.

    “A veces no tenía elementos hermosos para fotografiar, por lo que empecé a recortar imágenes de revistas y con ellas hacer mi propio set junto con joyería, pequeños juguetes como carros o Barbies, era muy divertido… Creo que eso fue lo que me sedujo de las revistas, y luego estas me empezaron a llamar para realizar sus páginas de accesorios” confiesa. Seguidamente se hizo miembro del equipo de Getty Image Countour, en donde trabajo en grandes equipos, y retrataba a celebridades de la industria del cine y música. Estas actividades se contrastaban perfecto con su estilo de chica ermitaña encerrada en su studio, rodeada de diversos elementos fotográficos, resultando en su propio tipo de laboratorio.

    Hoy, marcas como Sephora, Marc Jacobs, Roger Vivier y Coach son alguna que Theodora ha conquistado. ¿Uno de sus trabajos más emocionantes? La primera vez que Chanel le pidió un set de 12 collages animados para su línea de cosméticos. “Una de las casas más grandes y creativas de la industria del lujo me estaba pidiendo hacer exactamente lo que me gustaba… me sentí bendecida, igual que con cada uno de mis trabajos”. Y si bien, al día de hoy su mayor deseo es expresar sus ideas de manera más fuerte; “Estar involucrada, hablar de las cosas que son importantes para mí… eso es lo que me interesa hacer”. Después de tantos altos y bajos en su carrera, no podíamos dejar de preguntar por algún consejo que les deja a los artistas que la leen a través de este texto, y sin querer rayar en lo cliché, recalca que la importancia de la determinación y fortaleza es clave… “Además de eso, hay que rodearse de gente en la que verdaderamente confías, no tomes consejos de cualquiera, ni escuches a muchos. Haz lo tuyo, con pasión y jamás te rindas” concluye.