Traffic | José Forteza: El hombre detrás del nombre
36261
post-template-default,single,single-post,postid-36261,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
  • José Forteza: El hombre detrás del nombre

    De gran carisma, carácter fuerte y una sonrisa cautivadora, así es José Forteza, el editor senior de Vogue y GQ para Latinoamérica. Por su cuerpo corre sangre cubana, y es quizás a ello que se debe la vitalidad y energía que transmite con solo su presencia, misma con la que ha galardonado distintas ediciones del Mercedes-Benz Fashion Week San José, Guanacaste, Guatemala y recientemente El Salvador.

    Tuvimos la oportunidad de conversar con él hace algunas semanas, y aprovechamos para explorar el lado más humano de este hombre, cuyo nombre causa emoción, expectativa y admiración a lo largo de toda la región. Sentados alrededor de una mesa con postres, y acompañados por Luis Sánchez -su pareja sentimental y cómplice-, nos atrevimos a preguntar ¿a qué se debe la humildad que le caracteriza? a lo que firmemente contestó “uno nunca deja de ser un ser humano y yo no puedo separar mi esencia. Sin importar lo demandante del trabajo, hay un límite que nunca se cruza, y es aquel en el que se piensa que se puede ser ajeno a uno mismo. Es por ello que yo puedo asumir el deber de representar una marca, pero no puedo dejar de ser autentico ni fiel a lo que soy”.

    Palabras que sorprenden e irrumpen el estereotipo que muchas veces tenemos sobre las personas que hacen posible el mundo de la moda, en donde el ego prima sobre todo lo demás. Mismas que José atañe a la concepción que él posee sobre el éxito, el cual a pesar de nunca ser absoluto, siempre es personal; en palabras de él “el éxito se mide cuando al final del día logras hacer balance de tu vida. Y si estás contento contigo mismo, no tienes porque convertir eso en un galón ficticio de superioridad”. Una manera de crecer, de pensar, de vivir y de compartir, la cual siempre ha sido insignia de su personalidad

    Una esencia muy noble, pero ¿de dónde se origina? José abrió su corazón para dejarnos explorar la razón detrás de su visión, y contarnos de una mujer cuyo sueño era ser la mejor doméstica, al punto de sentirse parte de la familia que apoyaba y que los hijos de esta, la vieran como un gran ejemplo. “Una mujer realizada que murió a los 92 años. Muy linda, muy feliz… Esperanza, mi nana” confiesa con voz quebrada y brillo en sus ojos. Reminiscencia a su niñez, la cual vivió en Cuba con sueños de ser piloto y diplomático, mientras tomaba clases de danza y ballet.

    Cuba… El país donde nació, creció y se enamoró. Tuvimos que aprovechar esta oportunidad, sentado al lado de estos dos grandes hombres, para explorar en la faceta más personal de ellos y así conocer un poco más sobre Luis y José. Relación que inició justo cuando después de ir a cortarse el pelo, José se encontró con Luis en la estación del autobús, y desde ahí hasta hoy. Sin embargo y como han de imaginar, esta relación –al igual que todas– encontró algunos obstáculos que tuvieron que sortear, entre ellos el tiempo que estuvieron separados, cuando José viajó a Canadá en papel de diplomático, así como el momento en el que él dejó su cargo siendo muy joven, debido a la concepción existente de las parejas del mismo sexo. Acción que les llevó a mirarse como pareja y encontrar en la música la forma de realizarse.

     

    Posterior a ello, viajaron a República Dominicana para establecer su oficina de representación musical. Un sueño que crearon en equipo –el cual le otorgó a José un premio Grammy en 1993–, en cual y como acota Luis, siempre respetaron sus espacios –individual, familiar, laboral…–, así como sus funciones, en palabras de él: no es lo mismo intercambiar un criterio u opinión, que invadir el espacio del otro. Algo que sumado al hecho de que por trabajar artistas distintos, cada momento juntos era visto como un reencuentro; lo cual mantuvo la relación siempre activa, e hizo que con el paso del tiempo el límite entre ambos se hiciera difuso y como señala José, se perdiera la noción de donde terminaba uno e iniciaba el otro. Y es que la participación de cada uno como individuo en la vida del otro tiene una relevancia fundamental en esta hermosa relación.

    Basta con solo ver la forma en la que se miran, en la que se sonríen o en la que se hablan… Para José, Luis es como su conciencia, la persona a la que recurre en busca de consejos y también regaños, razón por la que en busca de conocer más de cerca de este gran editor, tuvimos que consultarle a Luis sobre esta labor. Debo de admitir que su respuesta llenó de lágrimas mis ojos, y es que tomando aire y con una oración reflejo de un eterno enamoramiento, Luis señaló a José como la persona fiel a sus metas, el cual le consiente y él consiente también, en busca de cada día estar mejor; ejemplo de entrega, pasión, dedicación y sobretodo amor.

    Para ellos, el mejor momento es en el que están juntos, como familia. Una de sus mayores ilusiones es estar cerca sus sobrino-nietos, los cuales ponen en evidencia el lado paternal y protector que ambos poseen. “Luis es como un chiquito” señala José entre risas, previo a contar el chiste que comparte con el mayor de los hermanos, quien siempre le dice “los niños están jugando, ve a regañarlos”. Por su parte, Luis destaca la labor que realiza José en contarles parte de sus viajes y momentos, para hacerlos sentir parte de la vida de ellos. “Somos los tío abuelos consentidores. Tratamos de verlos todos los fines de semana, pero si entre semana llama alguno de ellos a reclamar que no los hemos ido a visitar, ahí vamos” relata Luis.

     

    Sin embargo y aunque este tiempo familiar es sumamente personal, José Forteza no se despega de su teléfono por si surgiera algo que atender. Él se caracteriza por ser un gran workaholic, razón por la que tanto él como Luis y hasta yo, estamos seguros que nos quedan bastantes años del legado de este gran hombre, quien con gran carisma espera sorprendernos con sus libros y aportes al desarrollo de la industria de la moda en América Latina.