Traffic | Carolina Herrera: ¿Amor a la mexicana? O ¿Apropiación cultural?
38370
post-template-default,single,single-post,postid-38370,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
  • Carolina Herrera: ¿Amor a la mexicana? O ¿Apropiación cultural?

    Carolina Herrera se ha posicionado como una de las marcas favoritas del mundo entero, siendo esta siempre símbolo de feminidad, sofisticación y buen gusto; y a pesar de que los comentarios son siempre positivos colección tras colección, en esta ocasión, fue la excepción, algo que nos deja totalmente anonadados. 

    ¿La razón? Carolina Herrera decidió inspirarse para su colección Crucero 2020 titulada la “Alegría de vivir”, primera de su nuevo Director Creativo Wes Gordon, en unas vacaciones por latinoamérica, incluyendo a sitios como Lima, Tulum, Cartagena y otros, esto con el objetivo de enaltecer la belleza, alegría y bagaje cultural que se respira; sin embargo, en el caso del gobierno de México, la respuesta no fue la esperada.

    Fue la secretaria de Cultura mexicana, Alejandra Frausto, quien envió una carta a la Casa de 37 años pidiendo seriamente una explicación por usar diseños y bordados de pueblos mexicanos indígenas y exigiendo de alguna manera una compensación ante esta población; además, se debe recordar que desde el año pasado, México está trabajando en una ley para salvaguardar la cultura indígena, por lo que va muy de la mano con el reclamo. 

    No podemos olvidar que desde firmas como Stradivarius y Zara, hasta otras como Naeem Khan, Missoni, Moschino y Valentino, se han inspirado en paisajes, textiles y estampados que aluden de alguna manera a la cultura mexicana desde hace muchísimos años, y ya el gobierno se ha quejado de plagio con algunas de ellas. 

    ¿Ustedes qué opinan? ¿Es un honor que firmas internacionales busquen exaltar y dar a conocer al mundo lo mejor de los países latinoamericanos?, o, ¿es más bien una ofensa hacerlo sin el debido permiso? Los leemos.