Traffic | El legado textil de Yenny Bastida
39993
post-template-default,single,single-post,postid-39993,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
  • El legado textil de Yenny Bastida

    Yenny Bastida expresa en sus piezas lo mejor de Venezuela, la fusión entre arte manual, riqueza cultural y alabanza al mestizaje.

    Lo que comenzó como un proyecto de moda, se convirtió en el sueño de vida de la diseñadora venezolana Yenny Bastida. Con alma de mujer y un legado cultural entremezclado, cada prenda de su marca es un revivir del diseño a través del color y las texturas, siempre únicas y creativas.

    Yenny se enamora de aquella mujer que no le teme a romper los moldes y más que seguir ciertas tendencias de moda, prefiere proponerlas, pues esta consciente de que el trabajo artesanal hace de una pieza ready to wear, toda una obra de arte que merece ser desplegada al mundo.

    Con un estilo contemporáneo, botones en madera, llamativos flecos y maxi mangas, la diseñadora no escatima en detalles y se deja llevar por los tejidos multicolores que destellan alegría y sabor latino; muestra de ello las dos colecciones que presentó este año: Tintorera y Castiza, verdaderos hitos latinoamericanos.

    Por un lado, Castiza busca representar el mestizaje y todo lo que somos como continente, una lucha constante entre tradiciones y una historia hermosa pero llena de dolor; para ello se trabajaron textiles en talleres artesanales ubicados en el estado de Yaracuy, caracterizado por su labor manual; mientras que Tintorera, rinde tributo al pasado para ayudar a rescatar las tradiciones de antaño, un homenaje a lo autóctono con vestidos y crop tops elegantes y femeninos.

    Sin embargo, el amor de la creativa por Venezuela no termina ahí, Bastida también contribuye a hacer de su región, una mejor, con su proyecto “Puntadas para el futuro”, una propuesta social en la que se le da cuidado y atención diaria a todos los hijos de las mujeres madres que trabajan en su empresa, desde alimentación diaria hasta clases particulares, algo increíble en la peor crisis socioeconómica que ha tenido el país suramericano.